Páginas vistas en total

viernes, 7 de junio de 2013

Estimado hijo, un libro hecho de retales de emoción

Me permitiréis que use mi blog para "hacer publicidad" de mi último libro, creado junto a mi mujer y escrito junto a muchos amigos, padres e hijos.

"Estimado hijo: lo he hecho lo mejor que he sabido" es una obra que acerca a padres e hijos adolescentes. Plantea las ideas que todos los padres quieren decir a sus hijos pero no saben o no se atreven a plasmar en palabras. Los autores nos hacen reflexionar sobre cómo hacer que nuestros hijos entiendan qué hay detrás de nuestros consejos, de nuestras negativas y de nuestros enfados.
Intenta, en definitiva, ayudar a mejorar la relación entre los padres y sus hijos adolescentes. En la obra se presentan cartas escritas por los padres como una vía de comunicación con los hijos. En ellas se plasman las preocupaciones y los deseos que todos tenemos como padres. También los adolescentes escriben cartas a sus padres y a través de ellas se puede entrever ese complicado mundo en el que los hijos se encuentran en esa etapa de su vida. Los autores nos hacen ver que la comunicación de nuestras preocupaciones por escrito, a través de cartas o utilizando cualquier otra herramienta de las que nos proporcionan las nuevas tecnologías, puede facilitar un acercamiento y evitar el enfrentamiento.

Os dejo algunas perlitas que podéis encontrar en la lectura de este libro:
...está visto que tú y yo hemos de recurrir al género epistolar para poder hablarnos de forma serena y sincera

...una madre nunca puede interferir en que un hijo viva su primer amor

...Tenía un poco de marino y guardaba, de los hombres de mar, ese inconfundible aroma a sal, a viento y a tristeza.

Me perderé la noticia, adivinada quizá, porque hay cosas que no han de explicarse, del primer beso de amor, del primer susurro y el tiempo interminable y hermoso de los suspiros.

...Pero lo que más me encanta y me seguirá encantando el resto de mi vida, es poder ir a sus camas cuando están dormidos (¡o se hacen!), poder abrigarlos y darles un beso. Y por la mañana observar que aún siguen ahí.

"Amor-exia”. Es la lucha constante entre el amor que sientes por el hijo y el odio que genera la patología.

“no hace falta que tenga un hijo,  yo valoro mucho todo lo que mi madre hizo por mí”.

...las cosas no son tan fáciles; cada cultura y cada religión tiene sus costumbres desde hace tiempo

Mientras, estruja las horas, exprímelas hasta el hueso,
Y luego absorbe salvaje hasta el tuétano.

No me da pudor reconocer que, en ocasiones, a lo largo de este tiempo, tuve miedo; ninguno nacisteis con un manual de instrucciones  en vuestras manos,

...si se me permite elegir, lo único que quiero realmente que recordéis es que os he querido con la perfección que jamás quise a nadie

A pesar del tiempo transcurrido, tiembla aun mi mano y  en mi corazón no ha cicatrizado la herida que le produjo tu partida definitiva

... es un día cualquiera, salvo porque hoy voy a hacer algo que, ahora que me paro a pensarlo, creo que no he hecho nunca: VOY A DAROS LAS GRACIAS.

Mis padres y yo nos queremos, nos respetamos, tenemos una relación fantástica. Pero esto no siempre ha sido así.

Y tan sólo comprendo
que en esa figura
se encierra un amor
que durará, y dura.

Y ahora te das cuenta, ahora lo entiendes,… quizás haya que pasar por lo anterior para llegar a lo que tienes hoy.

Espero que esta reflexión pueda servir para que los adolescentes actuales –y sus padres- se apliquen el cuento y sepan a qué atenerse.

Grandes hormigas que habéis cuidado de vuestro hormiguero muy bien. Y no os preocupéis por esta medio cigarra – medio hormiga, porque cada vez es más hormiga.

Me dejas tanto, papá, que no puedo más que saberme un hombre con suerte